Ataque al cubil

Como sabéis, los Lobatos estamos buscando a los perros jaros, que amenazan con echarnos de las Colinas de Seeonee para quedarse con ellas y con sus cazaderos.

Guiados por nuestros agudos sentidos de lobos, seguimos diferentes rastros hasta que dimos con el definitivo, el que nos condujo al lugar donde los perros jaros comen.

En ese lugar les dejamos un cebo, con toda la Manada alerta para ver cuántos perros jaros eran y, si podíamos, atacarles para alejarles definitivamente de Seeonee.

Sin embargo, nuestras ganas de tener éxito en esta importante misión, nos hicieron salir todos en busca de los perros jaros y dejamos descuidada la retaguardia. Ésto lo aprovecharon los perros jaros para atacar nuestro cubil y llevarse nuestros banderines de seisena y los Tótems. En definitiva, toda la historia de la Manada Seeonee.

Este sábado tenemos la oportunidad de recuperar parte de nuestra historia y simbología perdida. Esperamos tener éxito y poder lograrlo antes de continuar  con nuestra misión.

A %d blogueros les gusta esto: