Acampada con la Coordinadora de Pioneros

Este fin de semana los pioneros de Antorcha nos fuimos de acampada con los pioneros de los diferentes grupos de Scouts Burgos para despedir la ronda.

Junto con los pioneros de, Arlanzón, Castores, Cucaña-Nº1, La Yecla y Sayela madrugamos el pasado sábado y estrenamos el verano en la estación de autobuses.

Cogimos un bus a las nueve y media de la mañana que nos dejó, tras mil paradas, hora y pico después en Aguilar de Campoo, al norte de Palencia.

Allí nos dividimos en diferentes equipos para comenzar con un juego de pistas por el pueblo que nos acabó llevando, horas después, a Las Tuerces.

Las Tuerces es un verdadero capricho geológico flanqueado al oeste por el rio Pisuerga y al este por el páramo de la Lora.

Un auténtico laberinto de grandes formas caprichosas. Setas pétreas, puentes y arcos naturales, cerrados callejones y umbrías covachuelas.

Allí, y a la sombra de una gigantesca seta de piedra comimos juntos y tras la comida estuvimos rotando entre diferentes juegos y talleres.

Brillaba un sol de justicia (ese día el sol llegó al punto más alto de su recorrido anual, desde este momento y hasta el 21 de diciembre su posición al mediodía irá descendiendo y acercándose paulatinamente al horizonte) pero a media tarde agradecimos cuatro gotas que refrescaron el ambiente.

Más tarde fuimos al pinar en el que dormiríamos. Primero tuvimos un taller sobre cómo montar un vivac, y después nos pusimos a ello.

Unos con más maña que fuerza y otros con más fuerza que maña, equipo a equipo, fuimos construyendo nuestro vivac. Tuvimos desde la versión «cutre pero funcional», hasta auténticos adosados con todos los lujos.

Pero todos cumplían los requisitos para pasar la noche al raso.

Antes de la cena el cielo nos brindó una puesta de sol impresionante, de las que solo se disfrutan en estas fechas y poco después salió la luna llena.

Tras la cena, y antes de ir a descansar a nuestros vivacs, hicimos un divertido juego de noche bajo un cielo lleno de estrellas.

Y a la mañana siguiente nos levantamos, desmantelamos los vivacs, recogimos la zona, desayunamos y nos pusimos otra vez en ruta hacia Gama para escalar y rapelar. Allí disfrutamos hasta la hora de comer.

Y tras la comida, carretera y manta, volvimos a Aguilar de Campoo para coger el bus de vuelta y llegar justo justo para ver el partido de España.

Un fin de semana redondo.

Ya puedes ver las fotos de la actividad.

A %d blogueros les gusta esto: